Producciones cinematográficas

Hace dos semanas, el Pe. Girouard ha escrito en su blog un artículo sobre la entrevista del Pe. Rostand, superior del distrito de la Neo-FSSPX en los Estados Unidos, intitulada “Contra los Rumores” (el artículo del Pe. Girouard puede ser leído en español en el blog Non Possumus). Además de refutar los argumentos del Pe. Rostand, el Pe. Girouard también ha llamado la atención para un otro video que mostraba escenas que fueron recortadas y así no hicieron parte del video “oficial”. Estas escenas demuestran la gran preparación que hubo para producir el video “oficial”. O sea, fue una verdadera producción cinematográfica. El Pe. Rostand ensayaba las contestaciones para preguntas simples y, cuando se equivocaba, la grabación era hecha de nuevo. Vamos leer el análisis que el Pe. Girouard ha hecho:

Este corto video nos muestra también que la entrevista fue objeto de repeticiones preparatorias, como en el teatro o en el cine, y tanto el señor Vogel como el Padre Rostand tuvieron que aprenderse sus líneas. Yo comprendo eso en el caso del señor Vogel, que planteaba las preguntas, pero ¿por qué el padre Rostand? Si se es sacerdote y se dice la verdad, no hay razón de aprender de memoria las respuestas a preguntas muy simples. Pero si se juega con la verdad, si se intenta engañar al auditorio, como lo mostré en el punto 4, si la entrevista ha sido “dictada” por Menzingen, entonces allí sí es posible que se deba aprender el texto de memoria.”

El análisis del Pe Girouard nos parece apropiado. No es de espantarse que el comprometedor video de los bastidores haya desaparecido, habiendo sido sacado del aire.

Pero, pensando en este caso, ¿no nos recordamos de las entrevistas y conferencias de Mons. Fellay? ¿También ellas no son una producción cinematográfica? El superior general habla lo que quiere, las preguntas son hechas solamente por sus subordinados o cómplices, nadie contrario puede intervenir, nadie hace las preguntas comprometedoras, etc. Al final, la película queda muy hermosa para ser presentada y encantar al auditorio que adora ser engañado.

Mons. Lefebvre, como honrado obispo, defendiendo la Fe Católica, no temía conceder entrevistas “no controladas”. Con la firmeza y serenidad de quien habla la Verdad, el grande arzobispo concedía entrevistas acerca de temas espinosos y contestaba los cuestionamientos que se le hacían. Veamos dos ejemplos.

El primer acerca del crescimiento del Islan en Francia:

Noten las palabras firmes (y casi proféticas) del grande arzobispo contestando los cuestionamientos de la prensa liberal.

Y el segundo ejemplo, una entrevista para la prensa acerca de la situación de la FSSPX y su situación personal:

http://www.youtube.com/watch?v=s36aHRE-NfM

Como se puede ver, Mons. Lefebvre no se intimidaba y no temía conceder entrevista para quien no era su subordinado o cómplice. Decía simplemente la verdad y los fariseos que se escandalizaran lo cuanto quisieran.

Muy diferente, como yá hemos dicho, es la actitud de Mons. Fellay. Hacer conferencias o entrevistas con script definido, con texto preparado con antelación, memorizado y ensayado, sin peligro de recibir cuestionamientos incómodos, es fácil. Pero no podemos esperar de Mons. Fellay otra actitud. Imaginen, por ejemplo, la conferencia que él proferió en Octubre de 2013 en el Congreso de Angelus Press. En cierto momento, el lanzó un desafío:

“¡Cómo imaginar que algunas personas sigan pretendiendo que [todavía] tengamos la intención de lograr un acuerdo con Roma! ¡Pobre de ellos! Les hago un reto: ¡que me lo demuestren! Pretenden que pienso diferente de lo que hago. No están en mi cabeza.” (…)“Cualquier género de procedimiento con vistas a un reconocimiento se acabó cuando las autoridades romanas me entregaron el documento para firmar, el 13 de junio de 2012”.

Pues bien, el blog La Sapinière aceptó el desafío y le dió la merecida respuesta, provando que Mons. Fellay estaba mentiendo. Para las personas de buena voluntad, que procuram se informar, la respuesta de La Sapinière es irrechazable y desenmascara la falsedad de Mons. Fellay. Pero, infelizmente, solamente los que acceden a los sitios de la resistencia en la Internet tienen acceso a tales informaciones. Para los inocentes (o no tan inocentes) útiles, que reciben información únicamente de la Neo-FSSPX, la imagen que quedó de tal conferencia fue la de un Mons. Fellay triunfante, inocente, perseguido por la malvada resistencia…

Si Mons. Fellay no hiciera sus producciones cinematográficas, pero, al contrario, permitiera las discusiones con posibilidades de preguntas por parte de la oposición, con certeza disminuiría mucho el número de los que se dejam llevar por los hermosos discursos ensayados. Imaginen alguien interrumpiendo la conferencia de Mons. Fellay en el momento en que él hizo lo mencionado reto, haciendole las contestaciones que hizo La Sapinière en su blog. ¡Estaría derrumbado el castillo de cartas fellaycista delante de todo su auditorio!

Imaginen alguien haciendo preguntas a Mons. Fellay acerca de cualquier de los escándalos liberales de la neo-FSSPX, en contra de los cuales él no toma ninguna providencia. O entonces cuestionando el superior general acerca de sus frases escandalosas en favor del acuerdo práctico, del Vaticano II, de la misa nueva, de las “autoridades” apóstatas. O preguntandole acerca del “juicio” del padre Pinaud. O aún, imaginen esto, alguien cuestionandole como puede el libro del Padre Pivert, que contiene citas de Mons. Lefebvre contrarias a un acuerdo práctico, haber sido prohibido. ¡El fundador de la FSSPX censurado! ¿Qué Mons. Fellay contestaría a estos planteados?

Y bueno, para él es mejor mismo investir en la industria cinematográfica… Así le ven los niñitos, mientras comen palomitas y aplauden. ¡Y se quedan en silencio, por supuesto!

_______________
Observación: volveremos al tema de esta conferencia de Octubre de 2013 porque ella está sirviendo para que algunas personas muerdan el anzuelo y confien en Mons. Fellay.