Mons. Fellay va a encontrarse con el hereje “cardenal” Müller

Después de haber explotado, en 2012, todo el escándalo de las tentativas de entregar la FSSPX en manos de la Roma apóstata, hubo un retraso estratégico de las autoridades liberales de la Neo-FSSPX para calmar a los ánimos de los feligreses. Públicamente, Mons. Fellay agradeció por no haber hecho un acuerdo, pero mantuvo la persecusión contra aquellos que habían denunciado la traición acuerdista y también mantuvo a su lado, en el mando de la Neo-FSSPX, a todos los liberales que trabajaban para hacer el acuerdo. Esta incoherencia enorme y innegable yá debería ser suficiente para despertar el más soñoliento de los hombres. Es una incoherencia que grita en los oídos de todos y no hay nadie que pueda alegar desconocimiento.

Pero existe otra incoherencia enorme: si fuera sincera la lamentación de Mons. Fellay sobre el riesgo que pasó, ¿cómo se puede explicar que él continúe buscando encuentros con los apóstatas de la falsa iglesia conciliar? Pues, además de los encuentros que yá ocurrieron, sabemos que él va a encontrarse ahora con el hereje “cardenal” Müller. Además de prefecto de la Congregación para la Doctrina Pérdida de la Fe, este hombre es nada menos que el presidente de la comisión Ecclesia Dei, la nefasta creación de Wojtyla para capturar a los tradicionalistas y llevarlos para la Roma neopagana encadenados por la falsa obediencia, tal como físicamente hacían con los esclavos en la Roma pagana de la antigüedad.

Sinceramente, hace mucho tiempo que nada más se necesita decir, nada más necesita ocurrir. Todas las personas que tengan un mínimo de buena voluntad yá se dieron cuenta de los nuevos rumbos de la Neo-FSSPX. Entonces, ¿por qué los padres en los cuales nosotros tanto confiábamos no hacen nada? Y tantos laicos siguiendo con ellos hacia el matadero… ¿Será que el ganado solamente creerá en el peligro cuando esté yá siendo exhibido en una carnicería conciliar?