Los pájaros, por lo menos, son irracionales

En el video a continuación, vemos un pájaro pequeño alimentando otro grande, mucho mayor que él. Hecho bastante extraño, pues se esperaba que los adultos alimentaran la cría de su especie.

¿Cómo se explica este hecho?

En realidad, los pájaros son de especies diferentes. El mayor es de una especie predadora: la hembra pone un huevo en el nido de la otra especie. Cuando nace la cría del predador, ella lanza para fuera del nido los huevos legítimos. Los padres continúan alimentando la cría del predador, mismo después que este crece y se torna mucho mayor que ellos.

Pero, ¿qué hace un asunto como este en una página católica?

A partir del mundo natural nosotros podemos sacar enseñanzas para la vida religiosa por medio de analogías. Quien se detenga un poco a estudiar la crisis actual en la Iglesia, puede percibir facilmente la analogía entre el huevo del pájaro predador en el nido de la víctima y la infiltración de herejes en la Iglesia.

Tal como el pájaro predador en el nido de la víctima, los herejes modernistas se infiltraron en la Iglesia y, recién lograron llegar al poder, realizaron el simulacro de concílio que fue el Vaticano II. Desde entonces, perseguieron los verdaderos católicos, suspendieron a divinis, “excomulgaron”, insultaron, difamaron. Los predadores lanzaron los legítimos para fuera del nido. No lanzaron para fuera de la Iglesia Católica, pues las falsas autoridades de la anti-iglesia no tienen autoridad para esto. Pero, para fines de propaganda, lanzaron los católicos fuera de la iglesia oficial. Apesar de absolutamente ilegítimos, porque son herejes, los jefes de la secta conciliar utilizaron de su seudo-autoridad para destruir la imagen de los católicos. Todo aquello que no se somete a la dictadura modernista pasa a ser “desobediente”, “cismático”, “hereje”. Esta es la total inversión de valores promovida por los modernistas.

Pertenecen a la verdadera Iglesia aquellos que guardan la Fe verdadera. Por lo contrario, cesan de pertenecer a la Iglesia aquellos que caen en herejía.

Recurriendo al Magisterio de la Santa Iglesia, que siempre es claro y nunca confuso, vamos leer las palabras cristalinas de San Pío X:

224) ¿Quienes son los que se encuentran fuera de la verdadera Iglesia?

Se encuentran fuera de la verdadera Iglesia los infieles, los judíos, los herejes, los apóstatas, los cismáticos y los excomulgados.

Los herejes modernistas fueron combatidos por el mismo San Pío X. Resurgieron depués, bajo el neomodernismo, y, aunque fueron condenados por los papas posteriores, llegaron a los puestos de mando de la “iglesia” oficial. Pero, aunque ellos se presenten como las legítimas autoridades de la Iglesia Católica, ellos ni siquiera hacen parte de la verdadera Iglesia. Quien cae en herejía formal deja de ser católico. Y esto vale, obviamente, también para los clérigos. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Aunque el hereje se vista de clérigo católico, hereje se queda.

El hereje dentro de la Iglesia es como el predador en el nido: está allí tan sólo para hacer estrago. En los tiempos previos al Vaticano II no se trataron los herejes con la dureza necesária y, así, ocurrió el gran desastre del conciliábulo.

Como si no fueran bastantes todas las evidencias de que la jerarquía de la “iglesia” conciliar trabaja para la destrucción de la Iglesia Católica, existe un plan de la masonería, conocido como Instrucciones Permanentes de la Alta Vendita, descubierto en el pontificado de Pío IX, que describe exactamente lo que estamos viendo:

http://forocatolico.wordpress.com/2014/02/27/como-controlar-el-papado-y-la-iglesia-manual-operativo-masonico-instruccion-permanente-de-la-alta-vendita/

Perseguir la Iglesia con violencia era inútil, pues los mártires son semillas de nuevos cristianos, en la famosa frase de Tertuliano. Por eso, el plan diabólico de las sectas secretas era infiltrarse en la Iglesia para corromperla desde su interior. En las palabras textuales del plan, “hacedlo de modo que el clero marche tras vuestra bandera creyendo que sigue la de la Fe apostólica”. Fue así que ellos hicieron la “revolución vestida con la tiara y la capa pluvial que marcha con la bandera de la cruz”. La secta conciliar tiene sólo las apariencias externas de la Iglesia Católica, pero es esencialmente anticatólica, herética, revolucionária. Un hereje dentro de la Iglesia es como el huevo del predador en el nido de la víctima. De nada valen las vestimentas de clérigo católico si el hombre que está dentro de ellas no posuye la Fe verdadera. Es tan sólo un hereje enemigo de la Iglesia, un lobo en piel de oveja que se infiltró en el rebaño para poder devorarlo. El disfraz de clérigo le aprovecha sólo para engañar y hacer el pueblo caminar hacia el abismo. Exactamente como planearon las sociedades secretas.

La infiltración de los enemigos en la Iglesia es, por lo tanto, muy semejante a los pájaros predadores.

Pero, como toda analogía es imperfecta, también aquí tenemos una diferencia profunda: los pájaros, por lo menos, son irracionales. Actuando por instinto, el pájaro alimenta la cría que se encuentra en su nido como se fuera suya. Ellos no tienen inteligencia para comprender que están alimentando un predador que está perjudicando su especie. En cambio, a los homens, Dios concedió inteligencia, y el ser humano no puede vivir menospreciando este don. Pues, como seres racionales, un día daremos cuenta de nuestras almas a Dios.

Muchas personas puedem no tener el conocimiento necesário para comprender la crisis actual. Pero todas aquellas que toman conocimiento de las traiciones promovidas en contra de la Iglesia, no tienen el derecho de fingir que no las conocen. La serpiente antigua depositó sus huevos en el interior de la iglesia oficial. La eclosión de los huevos fue el latrocinio Vaticano II. Hoy, la “iglesia conciliar” está tan tomada de herejes que no puede ser tenida como la Iglesia Católica. Es más una seita que la verdadera Iglesia. Puede, sí, existir católicos bajo esta estructura, pero por ignorancia, por falta de conocimiento. A los neoconservadores, que hacen un escandalo farisaico contra esta afirmación, recordamos que crisis semejantes la Iglesia yá enfrentó durante la herejía ariana. Y, si la actual crisis tomó proporciones tan grandes, es porque existen tibios que continúan alimentando la cría de los predadores.

A los que actúan como ciertos pájaros, ingenuamente alimentando los própios predadores, es necesário reforzar estas afirmaciones: los pájaros no son racionales y también no tienen alma imortal de la cual darán cuenta un día, pero los seres humanos son capaces de comprender que están siendo engañados y también darán cuenta de todos sus actos. ¿Y qué dirán a Dios cuando, en el día del juicio, fueren cuestionados por que han servido a aquellos herejes que destruían la Iglesia?

Um comentário em “Los pájaros, por lo menos, son irracionales

  1. […] nada de bueno podemos esperar venido de Bergoglio, pues él es el pájaro depredador depositado en el nido ajeno. Lo que podemos esperar es que pronto los buenos católicos abran los ojos para rechazar a este […]

Os comentários estão desativados.