Mons. Williamson: “¡yo estaría en el próximo avión hacia Roma!”

La confusión causada por la imprudencia de Mons. Williamson y la malicia de sus defensores estalló con la cuestión del supuesto milagro ocurrido en la misa nueva. Pero la imprudencia del obispo no se limita a esa su opinión. Os invito a asistir el video a continuación, que es parte de una conferencia de Mons. Williamson en Post Falls, EEUU, el 1º de Junio de 2014. La transcripción de lo que dijo Mons. Williamson a partir de los onze minutos y trinta segundos, así como la traducción al español, se encuentran a continuación del video.

If …, if …, if … by some miracle, Pope Francis rang me up next week and said,

“Your Excellency, you and I have had our divergences, but right now I am authorizing you to found a society. You go right ahead for the good of the Church.”

“Uh, Holy Father, can I have that in writing?”

“Do you mind if I come to Rome and get that with your signature?”

“Yes, of course.”

“Alright!”

Then I’d be on the next plane to Rome. I’d be on the next plane to Rome!

Transcripción obtenida a partir del sitio:

http://callmejorgebergoglio.blogspot.com.br/2014/06/bp-williamson-gives-shoutout-to-francis.html:

A continuación, presentamos la traducción al español obtenida en el sitio https://radiocristiandad.wordpress.com/2015/03/19/radio-cristiandad-el-padre-faure-comienza-mal/:

Si…, si…, si… por algún milagro, el Papa Francisco me llamase la semana próxima y me dijese: “— Excelencia, usted y yo hemos tenido nuestras divergencias, pero en este momento lo autorizo a fundar una sociedad. Siga usted adelante por el bien de la Iglesia.”

“— Santo Padre, ¿puede, usted, poner esto por escrito? ¿Le molestaría que vaya a Roma a buscar el documento con su firma?”

“— Pero, por supuesto.”

“— Muy bien, entonces yo estaría en el próximo avión hacia Roma. ¡Yo estaría en el próximo avión hacia Roma!”

Después de oír todo eso, el más simple, el más humilde de los seres humanos seguramente se pone a pensar: ¿no era Mons. Williamson quien tanto criticaba el acuerdo que Mons. Fellay querría hacer con la roma apóstata? Entonces, ¿cómo puede él querer hacer la misma cosa que condenaba? No hace falta ser teólogo, no hace falta ser “iluminado”, no hace falta ser “puro”, no hace falta “creerse  superior a San Tomás de Aquino”, no hace falta ser “super tradi” para entender eso.

Un acuerdo práctico, o mismo un “reconocimiento unilateral”, para estar en comunión con herejes y aún más bajo su jurisdicción, es un gran mal, independiente de quienes sean las partes envolvidas. No es una cuestión personal. No es una cuestión de aversión a Mons. Fellay y de simpatía por Mons. Williamson.  Es una cuestión  de Fe, es una cuestión de principios. El Vaticano está ocupado por usurpadores, por herejes cuya autoridade es absolutamente nula, cuya jurisdicción es ilegítima. Y que hacen todo lo posible para destruir el catolicismo. Incluso prometer respeto a los católicos tradicionales para después traicionarlos. Eso se pasó no solo una o dos veces, pero sí con todos, absolutamente todos, los que se acercaron a la falsa iglesia conciliar. Entonces, sea quien sea que aceptara un pedazo de papel como garantía de respeto de una secta que yá ha demostrado por diversas veces no respetar a los católicos, esa persona, sea quien sea, está cometiendo un grave error. Y nosotros tenemos el deber de no apoyar alguien que tan levianamente pone en riesgo las almas que le han sido confiadas.

A partir del momento en que se abandonan los principios para se sustentar en las personas, el combate pierde todo el valor. No debemos apoyar una guerra de una tribu contra la otra que, al final, quieren lo mismo. Si alguien está haciendo eso, está cometiendo un pecado gravísimo. Está trasformando el combate por la Fe, que está más arriba de todos nosotros, en una disputa personal. Yo jamás tendría entrado en una disputa vil como esa. Sirvo a la Iglesia Católica, pero no a un u otro obispo. Si uno quiere trabajar realmente para librar la Iglesia de la acción de los modernistas tendrá mi apoyo, pero quiero distancia de quien pretende entregar almas en las manos de esos enemigos de la Iglesia. Todos nosotros tenemos el deber de nos regir por los principios, y no volvernos mercenarios al mando de alguien que se aleja de esos principios.

Los defensores de Mons. Williamson, en el intento de descalificarnos, nos acusaron de hipócritas. Lo interesante es que ellos mismos critican duramente Mons. Fellay por estar haciendo exactamente lo mismo que Mons. Williamson ha admitido, en este video, que querría hacer. Entonces queda la pregunta: ¿quien es el hipócrita?

¿Vamos a ilustrar con un ejemplo? Mons. Fellay dijo a la Revista “30 Días”, publicada en octubre de 2002, que “-Si [el papa] me llama, voy en seguida. Mejor dicho, voy corriendo. Esto es seguro”. En crítica a esas palabras, un blog que defiende Mons. Williamson ha publicado un artículo (http://castigatridendomoreselrustico.blogspot.com.br/2013/08/corriendo.html) conteniendo esa cita y la imagen de algunos avestruces corriendo. Una crítica muy áspera al absurdo dicho por Mons. Fellay. Pero, ¿por qué no hacen lo mismo con Mons. Williamson? ¿Por qué no hacen un montaje con una foto del obispo dentro de un avión hacia Roma? ¿Por qué no ponen unas imágenes en formato de gifs animados con avioncitos coloridos volando? ¿Por qué solamente los errores de Mons. Fellay deben ser combatidos? Es porque, infelizmente, han abandonado los princípios para quedarse con el sectarismo. Y todavía, son aún capaces de decir que  los hipócritas somos nosotros.

Anúncios